Seguramente has escuchado el término cirugía ambulatoria, pero… ¿sabes de qué se trata? A continuación, compartiremos una breve descripción de este procedimiento con tal de que sepas diferenciarlos.

Hace algunos años, los procedimientos quirúrgicos necesitaban internar al paciente antes y después de la cirugía para mantenerse en observación y recibir los cuidados ideales. Con el avance de las técnicas y la tecnología, esto ha cambiado.

Por lo tanto, una cirugía ambulatoria es un procedimiento que no requiere internar al paciente, por lo que puede clasificarse de tres formas: menor, mayor y de corta estancia. Incluso, puede realizarse a pesar de necesitar anestesia general.

De esta forma, la cirugía ambulatoria menor es aquella que solo necesita de anestesia local y evita los cuidados posteriores. Una vez concluido el procedimiento, el paciente puede irse sin problemas a casa.

Por su parte, el término “mayor” se refiere a que emplea anestesia local, regional o general y que el paciente necesite atención inmediatamente después de la operación; sin embargo, es posible recibir el alta médica horas después.

Por último, se denomina cirugía de corto plazo al procedimiento en el que paciente requiere de hospitalización mayor a 48 horas. Esto ayuda a que los procesos sean más ágiles.

Algunos de las operaciones que pueden catalogarse como ambulatorias o de corta estancia son las cirugías de hernia inguinal, umbilical, de mama, de tiroides, de quistes en la piel, entre otros.

¡Contáctanos! En Hospital Laredo te brindamos atención profesional y cuidados especializados mediante un grupo de médicos experimentados y tecnología de punta para tratar cualquier padecimiento que presentes.